Bienestar y Desarrollo Personal

Metas Eficientes y Efectivas

Es común que nos propongamos metas cada nuevo año o en cualquier momento que estamos motivados por cambiar nuestra vida y seguir logrando éxitos. Pero, ¿sabes realmente si las metas que te planteaste son realmente efectivas y eficientes? Quédate aquí, que te quiero comentar más sobre esto y sepas qué hacer en cada caso.

¿Qué son las metas efectivas?

Primero, entendamos a qué nos referimos con metas efectivas, las cuales nos indican que al lograr la meta realmente nos genera un valor o cambio significativo alineado a nuestro propósito de vida. Para lo cual, lógicamente, debemos tener súper claro qué queremos en la vida, qué buscamos. Si en caso, aún no tenemos claridad sobre este punto tan importante, las metas deben estar buscando encontrar nuestro propósito.

Ahora, si nosotros elegimos metas por cumplir deseos de nuestros padres, amigos o cualquiera que no seas tú, sin pensar en lo que realmente queremos. Tendríamos metas inefectivas, ya que pudiendo lograrlo o no, no significan algo relevante para nuestro propósito de vida.

¿Y las metas eficientes?

Cuando empezamos a hablar de eficiencia y la relacionamos con nuestras metas, estamos hablando de cuán bueno o malo fue el uso de nuestros recursos para lograr esa meta. Los recursos que tenemos son variados: económicos, sociales, personales, tecnológicos y etc.

No es lo mismo decir: he logrado “x” meta usando mis recursos A y B al 50% de eficiencia, que decir: he logrado “x” meta usando mis recursos A y B al 80% de eficiencia. Y para que quede más claro, la eficiencia en producción se mide como la producción real entre la capacidad productiva, puedes adaptar la fórmula según tus recursos.

Una duda importante sería desde qué porcentaje consideramos que es realmente eficiente. Personalmente, yo consideraría a partir del 60% como eficiente, pero depende de ti cómo establezcas tus parámetros.

4 cuadrantes para nuestras metas

Metas efectivas y ineficientes

Como ya habíamos comentado antes a qué nos referíamos con cada término, podemos decir que esta combinación es relativamente positiva ya que realmente aporta a nuestra vida deseada. Pero, no estamos sacándole el máximo provecho a nuestros recursos. Y pueden existir muchos factores que no nos permitan ser más eficientes, así que algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Utiliza la técnica de los 5 porqués para encontrar el origen de esta ineficiencia y así poder resolver este aspecto.
  • Si tienes una limitante de fuerza mayor que por el momento no puedas resolver, mide tus resultados y su eficiencia considerando esta desventaja y no seas tan exigente comparando con un estado ideal.
  • Revisa si tus parámetros para considerar ineficiente son realistas o estás siendo demasiado perfeccionista.

Metas efectivas y eficientes

Este sería el caso más correcto y lo que buscamos para todas nuestras metas. Y por más que creamos que estamos siendo efectivos y eficientes, siempre existe la mejora continua. Por eso algunos puntos a tomar en cuenta son:

  • Revisa tu exigencia respecto a la eficiencia, que es el punto más complejo de medir según cada recurso. Trata de sacar datos objetivos y no te dejes llevar por tus sesgos.
  • Analiza qué estrategia es la que más te funciona para usar mejor tus recursos y trata de replicar para seguir mejorando en otros casos.

Metas inefectivas e ineficientes

Del mejor caso, ahora pasamos al peor de ellos. Y es que esta combinación nos genera frustración tremenda porque realmente estamos desperdiciando los recursos que tenemos en algo que no suma a la visión de vida que queremos. Lamentablemente, la mayoría hemos tenido muchas de estas metas y a veces cuesta mucho salir de esa zona. Las recomendaciones para salir lo más pronto de este cuadrante son estas de aquí:

  • Dedícale buen tiempo a la introspección y entiende en qué eres bueno, qué te gusta y qué te genera valor. Existen muchas formas de encontrarle sentido a tu vida, aquí será importante que tengas la paciencia necesaria para explorar todas las opciones que requieras para lograrlo.
  • No puedo recomendar que mejores la eficiencia porque de todas maneras llegaríamos al cuadrante de metas inefectivas pero eficientes.
  • Cuando definas tus metas realmente efectivas para tu vida, recién podremos ver los consejos para el cuadrante metas efectivas y eficientes.

Metas inefectivas y eficientes

En este último cuadrante podríamos creer que estamos bien y solo debemos hacer unas mejoras, pero siendo inefectivas el cambio debe ser sustancial. Aquí es un poco complicado atreverse a cambiar porque ya es tamos usando adecuadamente nuestros recursos, un ejemplo típico, podría ser que nos va excelente en un curso o carrera que realmente no disfrutamos. Van a existir muchas opciones para sobrellevarlo, aquí algunas:

  • Si es una carrera, por ejemplo, la que eligiste incorrectamente y vas bien, tienes que pensar cuánto te falta para terminarla. Si es mayor a la mitad, sería adecuado cambiar pronto. Pero, si ya es menor, sácale el provecho y termina para sustentar tu vida, salvo que realmente sea muy pesado hacer las 2 cosas en un futuro. Lo importante es que imagines muchos escenarios y analices cómo aprovechar lo avanzado.
  • En el caso que sea algo que realmente fue impuesto y te genere demasiada infelicidad, prioriza tu salud mental.

Espero que este post te haya generado interés en analizar tus metas y puedas sacarle provecho con alguno de los consejos compartidos. Si tienes alguna consulta o pregunta, déjalo en comentarios y con mucho gusto estaré respondiendo. No olvides seguirme en Instagram, Facebook y Pinterest.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mami Manie